Museos

A todos nos gusta viajar, conocer y tener nuevas experiencias. Pero al viajar, solemos acabar visitando un museo. ¿Por qué? Porque es en estos lugares en los que se nos permiten conocer la historia del rincón del mundo en el que nos encontramos. Así como: su cultura, su arte o una pequeña muestra de cómo ha avanzado la sociedad gracias a la tecnología.

Sin embargo, no sólo vamos a encontrar arte en las exposiciones que contienen. El propio espacio que las guarda puede ser una auténtica exhibición de la belleza que el ser humano es capaz de crear.

Desde el momento en el que entramos por la puerta de un museo, a menudo se cree que vamos a recorrer sus salas por el camino que queremos, pero esto no es así. Un buen museo es aquel en el que el arquitecto es capaz de guiarte a través de un recorrido en el que tú sólo tienes que seguir adelante y disfrutar sin pensar hacia dónde debes ir.

Por esta razón, las circulaciones son una pieza fundamental a la hora de crear y distribuir un museo.

ESP_MUS01

Modelo de circulaciones de exposiciones según M. Lehmbruck (1974)

Imagen obtenida de Estudios Culturales 2003

Como se ve en la imagen anterior, y aunque no aparezcan todos, hay muchas formas de distribuir el espacio en los museos o salas de exposiciones. Esto ha sido motivo de estudio por numerosos teóricos a lo largo de la historia, pero a modo de resumen, estas teorías confluyen en tres modelos: lineal, radial o de planta libre. Algunos ejemplos son:

ESP_MUS02

Interior del museo Salomon R. Guggengeim de Nueva York

Imagen obtenida de Shaw Contract Group

ESP_MUS03

Planta del museo Mercedes Benz

Imagen obtenida de Urbipedia

ESP_MUS04

Planta Altes Museum

Imagen obtenida de Archimaps

ESP_MUS05

Planta Risjkmuseum

Imagen obtenida de Metalocus

Como se ha podido observar, a lo largo de la historia los museos han evolucionado, partiendo de formas geométricas puras con recorridos más simples y lineales hasta la actualidad, pasando por un mundo lleno de dinamismo con disposiciones radiales y formas algo más orgánicas.


ARTÍCULO ESCRITO POR mar ortiz y noemí díaz


Deja tu comentario