Movilidad urbana

Comparativa del espacio usado por vehículos privados y transporte público y el número de viajeros que transportan

Imagen obtenida de Paisaje Transversal

Son muchos los movimientos que reivindican alternativas a la actual movilidad en las ciudades, hechas por y para la circulación de vehículos y lastradas por la vieja mentalidad urbanística que ponía en el centro de todo al coche. Los motivos también son muchos: mejorar la salud de las personas, empezar a usar de forma más racional los recursos económicos a la hora de movernos, rebajar los niveles de contaminación (tanto la acústica como la atmosférica), e incluso la propia eficacia a la hora de desplazarnos empleando el menor tiempo posible. Sí, nos referimos a los eternos e inevitables atascos diarios que todos hemos sufrido. 

Entonces, si todos son ventajas para todos los sectores, ¿por qué no tenemos ya implantado un sistema alternativo de movilidad en nuestras calles? Hay muchas respuestas a esas preguntas. Empezando por la resistencia al cambio de parte de la ciudadanía, a la falta de priorizar este tema en los programas políticos, pasando porque no hay un modelo universal ni mágico que pudiera solucionar todos los problemas de golpe en todos los lugares. Superando estas barreras, podemos empezar por analizar quién usa en la actualidad las calles, quiénes no y sus motivos.

Ejemplo invertido del espacio necesario que  necesitan diferentes transportes para mover al mismo número de personas

Imagen obtenida de Paisaje Transversal

Para empezar, los trazados urbanísticos de grandes ciudades como Madrid desvelan como el 70% del espacio público está usado por un medio de transporte, el coche, que solo llevan al 40% de los viajeros. ¿Esto es sensato? La transformación hacia una ciudad más accesible y universal para todas las personas pasa por repartir el espacio equitativamente con el objetivo último: que todo el mundo encuentre su espacio y nadie se sienta excluido de las calles. Esto pasa, no por excluir al coche, como muchos cree que son las nuevas propuestas de viabilidad, sino por incluir a los que hasta ahora no estaban en el plano. Además de algunas formas de movilidad –como las bicicletas– también pasa por invitar a formar parte de nuestras calles a la naturaleza. Un desarrollo urbano sostenible nunca puede olvidarse de este elemento vital en la vida de las personas.  

Porcentaje de tipos de vehículos que circulan por la Gran Vía de Madrid en relación al porcentaje de personas que transportan

Imagen obtenida de Paisaje Transversal

Todas estas reflexiones se encuentran en el proyecto Calles Completas. No es un término nuevo –hay experiencia previas como las Superilles y la Zona 30 Chamberí en España o bien otras a nivel internacional como las ‘Complete Streets‘ en países como EEUU, Canadá o ejemplos que se pueden encontrar por toda Latinoamérica- pero Paisaje Transversal y Hécate Ingeniería, en la alianza a través de #Churruca15, lo aterrizan a nuestros municipios con una idea: humanizar y llenar de vida el entorno urbano. Con la herramienta de la Triple Dimensión en el Espacio Público nos aseguramos que todas esas partes fundamentales de la diversidad urbana se incorporen y corrijan el desequilibrio existente:

Porporción de personas que se desplazan por la Gran Vía en relación al tipo de vehículo

Imagen obtenida de Paisaje Transversal

Todas estas ideas confluyen en el proyecto de Calles Completas que tiene como punto de partida el urbanismo táctico o de placemaking:  intervenciones ágiles que vinculan movilidad, espacio público y participación, encaminadas a generar  calles llenas de vida a través de prototipos evaluables. Este tipo de propuesta tiene numerosas ventajas, como su bajo coste, la temporalidad de las acciones, ser medidas ágiles, adaptativas a muchos espacios diferentes). Aunque como todo, tiene un gran peligro.

Lamentablemente, vemos como el urbanismo táctico puede ser tomado como un parche
por parte de algunas corporaciones para evitar su responsabilidad de intervenir de forma integral y rigurosa en sus calles. Y es que el urbanismo táctico tiende a interpretarse como un fin en sí mismo, cuando realmente es un medio para conseguir cambios estructurales en la ciudad a través de la lógica del urbanismo en “beta permanente”. De modo que este tipo de intervenciones tienen que estar siempre incorporadas en una estrategia más amplia y han de ser completadas con otro tipo de acciones así como un sistema  de evaluación que nos permita avanzar hacia intervenciones óptimas y perdurables.

De todo esto y mucho más hablamos en la conferencia de TEDx en Madrid. Nuestro compañero de Paisaje Transversal Iñaki Romero explicó todos los aspectos y profundizó en las fases en las que se debería llevar a cabo las Calles Completas para resultar satisfactorias, tanto a nivel de movilidad como de redistribución del espacio público. Podéis ver su intervención completa en el siguiente vídeo.

Finalmente, os animamos a consultar los diferentes artículos que se han publicado recientemente sobre el tema en otros medios de  comunicación


ARTÍCULO ESCRITO POR Paisaje Transversal


¡Felicita al redactor/a! Deja tu comentario :)