Madera Nórdica

No existe estudiante de arquitectura jovial y novato o quizás no tanto, que no haya sido deslumbrado por las hazañas arquitectónicas de Alvar Aalto o Erik Gunnar Asplud, siempre desde sus libros de texto, nos envuelven con su sensibilidad hacia el entorno, colándose en los grandes bosques y tratando materiales autóctonos abrazándose a ellos.

EST_MADERANÓRDICA_1

Estudio Alvar Aalto (Helsinki)

Imagen obtenida de http://alvaraaltointerioresoscarsturlese.blogspot.com.es/

En efecto, no es que hayan inventado la panacea; se han enfrentado a su entorno con respeto y cabeza: abaratando costes en construcción con viviendas prefabricadas de madera de pino nórdico (lo que supone una gran  mejora en cuanto a eficiencia energética en países donde lo habitual son los -12 grados) y aplicando una normativa muy estricta en la tala de árboles para no perder su producto. Además, la madera tiene la propiedad de absorber el CO2, lo que la convierte en uno de los materiales más sostenibles.

EST_MADERANÓRDICA_2

Pino silvestre

Imagen obtenida de http://www.turismoavila.com/

El pino nórdico o también llamado pino silvestre, principal elemento constructivo de estas arquitecturas, se encuentra en gran parte de Europa. Lo que difiere entre un pino crecido en Laponia  y otro en Sierra Nevada es la exposición solar, si esta conífera obtiene un exceso de sol en poco tiempo, crece rápido y su madera es flexible; sin embargo si obtiene poco sol y aguanta el peso de la nieve, a parte de que la diferencia de años de crecimiento oscila entre los 10 y 200 años en cada caso, nos encontramos con una madera maciza muy resistente a la putrefacción.

EST_MADERANÓRDICA_3

VILLA VALTANEN

Imagen obtenida de http://www.arqhys.com/

Sin más prolegómenos, el sistema estructural de una construcción en madera nórdica es el siguiente:

EST_MADERANÓRDICA_5

Detalle de cerramiento exterior y tabique interior

Elaboración propia

EST_MADERANÓRDICA_4

NOTICIA

Imagen obtenida de http://www.elperiodico.com/

Las estructuras de madera, en general, forman parte de la arquitectura vernácula de nuestro país y de otros lugares del mundo. Resulta increíble -y un tanto criticable- como se han dado palos de ciego buscando “la estructura perfecta” cuando en realidad, teníamos en frente una solución resistente, duradera y eficiente. Comparando, la resistencia a compresión de la madera oscila entre los 18 – 25 kN/m2 , bastante mayor que la del hormigón -sin armar-.

Se trata de un tipo de construcción sencilla y muy barata, por lo que se está extendiendo a varios lugares del mundo. Aún así, antes de tirar de importación habría que tomar conciencia de aprovechar nuestro entorno próximo en una simbiosis con el mismo, más que un lugar que mutilar e invadir.


ARTÍCULO ESCRITO POR SARA BORREGO


Deja tu comentario