Engawa

En Occidente el hombre percibe los objetos, pero no los espacios que median entre ellos. En Japón se perciben los espacios, designándoseles y reverenciándoseles bajo la denominación de ma, intervalo interpuesto entre las cosas.

Edward T. Hall: La dimensión oculta.

ESP_ENG04

Engawa-4. Grabado de Hiroto Norikane, 1990, Japan. Fine Arts Museum, San Francisco.

Imagen obtenida de Fine Arts Museums of San Francisco

En la cultura japonesa existe el término Engawa – también referido como en – que puede ser traducido como espacio intermedio.

Desde un punto de vista espacial, se trata de un lugar semi-cubierto, definido por dos planos horizontales – solado y cubierta – un cerramiento que define el espacio interior de la vivienda y – eventualmente – un cerramiento exterior de paneles correderos – shoji. El engawa discurre alrededor de la vivienda, proporcionando un tercer espacio entre esta y la naturaleza.

ESP_ENG01

Esquina de una casa japonesa tradicional, Meiji-Mura, Inuyama, Aici-Prefecture, Japan. Engawa expuesto (nure-en) con solado perpendicular al cerrameinto (kirime-en)

Imagen obtenida en Wikimedia

Desde un punto de vista constructivo, el engawa consiste en un elemento de atado a nivel del zócalo de soportes y vigas de madera, proporcionando una protección de los aleros que aleja del borde exterior la tabiquería ligera y los pavimentos de estera vegetal – tatami – que se dañarían con la lluvia y el sol. Suele encontrarse al mismo nivel que el espacio interior de la vivienda, elevado del suelo, sirviendo una piedra como peldaño de acceso desde el jardín.

ESP_ENG03

Ishibe-shukuba-no-sato in Konan, Shiga, Japan. Engawa expuesto (kure-en)

Imagen obtenida de Wikimedia

Atendiendo a la configuración constructiva de este espacio o a su material, podemos encontrar distintos tipos:

nure-en: espacio sin cerramiento, expuesto al exterior y la lluvia, normalmente a un nivel ligeramente inferior al suelo de la vivienda.

kure-en: los tablones discurren paralelos al cerramiento del edificio, y se encuentran en las esquinas a 45º.

kirime-en: el solado es perpendicular al cerramiento de la vivienda, compuesto, por tanto, de tablones más cortos.

takesunoko-en: el solado se realiza de bambú y paralelo al cerramiento.

A nivel conceptual se trata de un espacio de transición entre el exterior y el interior, siendo entendido como el lugar de unión del hombre con la naturaleza.

ESP_ENG10

Vivienda en la base del Monte Daisen. Osumi Yuso Architects (Tottori, Japón, 2010)

Imagen obtenida de Small House Bliss

La tradición japonesa abraza una sensibilidad diferente respecto a la naturaleza de aquella presente en occidente […] Este tipo de sensibilidad ha formado una cultura que minimiza el límite físico entre la residencia y la naturaleza circundante y establece en su lugar un umbral espiritual.

 [el japonés] considera que su casa y la zona que la rodea inmediatamente constituyen una sola estructura indivisible. Esa zona libre, esa franja de espacio que rodea el hogar se considera que es una parte más de la casa, tanto como puede serlo el tejado mismo. Tradicionalmente esa zona envolvente suele estar destinada a jardín, por minúsculo que sea, lo que proporciona a los habitantes de la casa el contacto directo con la naturaleza.

Tadao Ando: “Toward New Horizons in Architecture”

ESP_ENG11

Vivienda en la base del Monte Daisen, Sección. Osumi Yuso Architects (Tottori, Japón, 2010)

Imagen obtenida de Small House Bliss

Uno de los arquitectos japoneses que ha estudiado el concepto de engawa y lo ha aplicado más allá de los espacios residenciales ha sido Kisho Kurokawa.

Kurokawa comienza a hablar en 1962 de la “arquitectura de la calle” como una zona intermedia. En oposición al concepto de plaza occidental y la distinción entre público y privado que conlleva, propone la calle oriental como un elemento sin límites concretos que acompaña las actividades humanas.

En su libro From Metabolism to Symbiosis realiza un recorrido histórico por la existencia del espacio intermedio japonés. Resalta su valor no sólo como albergue de actividades o extensión del dominio interior en el exterior; sino a nivel psicológico como mitigador del sentimiento de alienación creado por la arquitectura moderna y su separación del espacio urbano en público y privado.

En su proyecto para las Oficinas Centrales del Fukuoka Bank (1971-75) la plaza cubierta frente a la entrada se convierte en una gran zona intermedia.

En el diseño dejé sitio para un gran espacio engawa de 30 metros de altura bajo el alero. Hay árboles, esculturas, bancos; es un lugar para relajarse. Aunque el suelo es propiedad del banco, la gente es libre de utilizar este espacio a cualquier hora del día o la noche. Pueden leer, pueden cotillear; en el verano las cigarras vuelan y zumban desde los árboles; es una simulación de la naturaleza.

Kisho Kurokawa: “The Intermediary Space” en Each One a Hero: The Philosophy of Symbiosis

ESP_ENG08

Fukuoka Bank. Kisho Kurokawa, 1971-75. Engawa

Imagen obtenido de Kyushu Style

Considerado tanto desde su construcción como desde su función o desde su significado, el engawa es un lugar de encuentro: entre materiales, espacios, personas…  Representa por ello un micro-cosmos de las posibilidades de la arquitectura, que es preciso apreciar e incorporar en nuestros proyectos cuanto antes.


ARTÍCULO ESCRITO POR raquel martínez


Deja tu comentario